Plácida cerveza

Sus labios perfilados se contraen para dejar escapar un silbido corto,  pero le da  risa de nuevo y contempla a Cosme que se aleja sin verlos. Golpea cariñosamente el hombro de su colega mientras saborea un trago largo de cerveza.

–       ¡Te quieres callar! ¡Mira que eres…!. ¡Ya has logrado que Cosme se vuelva a marchar sin acompañarnos a la cervecita! –comentaba entre risas y manoteos.

–       ¡Cosme, Cosme! ¡Olvídate de Cosme! ¿Acaso no te gusta la idea de que estemos por fin a solas?

–       ¡Déjate de tonterías! No empieces haciendo de las tuyas… Estamos en una terraza ¡por Dios…! –exclamó mientras lo miraba con complicidad.

De repente se quedó completamente inmóvil y pensó que aquellos pantalones  con los bolsillos rotos eran fantásticos. Sonrió, dio un sorbo a la cerveza y abrió levemente las piernas  mientras notaba los dedos de su colega acariciando su pubis.

Ángela Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s