Luna

¿Se acuerdan ustedes de mi amigo Yusu? ¿Aquel senegalés que tiene el salpicadero de mi coche lleno de paquetes de pañuelos de papel? Llevaba un par de semanas sin verlo en el semáforo de siempre. Al principio pensé que el mal tiempo de los últimos días de abril lo invitaba a salir de casa más tarde de lo habitual. Aunque me resultaba extraño; Yusu ha estado allí en los días más desapacibles y fríos de los dos últimos inviernos y en los calurosos y sofocantes días del verano implacable de esta ciudad.

Esta mañana me lo he vuelto a encontrar en el mismo lugar de siempre. Se ha acercado a mi ventanilla, ha estrechado mi mano amigablemente y me ha preguntado por mí, por mi familia, por el trabajo. Hoy lleva un chaleco de esos reflectantes y su rostro oscuro tiene una luminosidad más intensa que de costumbre. Sonriente, como siempre, ha sacado de su cartera una pequeña foto en color y me la ha ofrecido.

–         Ahora tengo una hija -ha dicho en un español que cada día aparece más claro.

–         ¡No me digas! ¡Enhorabuena, Yusu! ¿Cómo se llama?

El bebé, una niña regordeta, con la piel negra y el pelo muy rizado y abundante, posa plácidamente dormida. Lleva un minúsculo pijama rojizo y se llama Luna. Tiene menos de un mes y ha llenado el rostro de su padre de una luz y una alegría infinitas.

Yusu sentirá ahora nuevos cambios, nuevas preocupaciones, nuevas felicidades y pensará que en su vida aventurera y difícil, en la que parecía haber más ayeres que mañanas, la ecuación se ha invertido.

Enhorabuena, Yusu. Bienvenida, Luna.

Ángela Gutiérrez

Anuncios

Un pensamiento en “Luna

  1. No he podido evitar el recuerdo de “Palabras para Julia”:

    “… Te sentirás acorralada
    te sentirás perdida o sola
    tal vez querrás no haber nacido.

    Yo sé muy bien que te dirán
    que la vida no tiene objeto
    que es un asunto desgraciado.

    Entonces siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en ti como ahora pienso.

    La vida es bella, ya verás
    como a pesar de los pesares
    tendrás amigos, tendrás amor.

    Toda la felicidad para Luna (se la merece por el mero hecho de estar aquí) y para Yusu, por su valentía y su lucha, por no resignarse al subdesarrollo e intentarlo.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s