Nosotros austeros, vosotros narcisos

En la versión contada por Ovidio en Las Metamorfosis, Narciso, hijo de la ninfa Liríope y del río Cefiso, era un joven de una gran belleza, adulado y deseado por los muchachos y las muchachas a los que él rechazaba. Eco, la ninfa que había sido castigada a repetir solo las últimas palabras que escuchaba, se enamora perdidamente de la hermosura de Narciso, pero al ser ignorada se retira a una profunda cueva donde solo queda de ella su voz. Un día caluroso, Narciso paseaba cerca de una fuente  extremadamente clara, plateada, de ondas transparentes, que ni los pastores, ni las cabras que pacen en la montaña ni ningún otro animal habían tocado jamás. El joven se inclina a beber y se enamora de la imagen que se ve reflejada en la fuente, la suya propia. Mirándose, inclinado sobre su propia imagen, se deja morir. En el lugar de su muerte, nos cuenta Ovidio que creció una flor, el narciso; una flor de excepcional belleza, estéril porque no da fruto, con una vida fugaz y breve y que desprende un hedor insoportable. Cuando nació, el sabio Tiresias predijo a su madre que Narciso tendría una larga vida si no se observaba a sí mismo, pero Narciso se miró y murió ahogado en la fuente.

El neurólogo David Owen, exministro de Sanidad y Asuntos Exteriores de los laboristas británicos, describe en un libro el narcisismo de los políticos, lo que él llama Síndrome de hybris.  Se trata de un desequilibrio emocional que con frecuencia sufre la clase política. La palabra hybris ya la usaban los griegos para hacer referencia a los héroes que cuando lograban una gran victoria se emborrachaban de poder, se sentían como dioses, capaces de hacer cualquier cosa. Esos son los síntomas que describe Owen en aquellos políticos que padecen el síndrome; se creen imprescindibles para evitar la debacle de los pueblos o naciones en los que viven, creen acertar siempre con todas sus decisiones y piensan que tienen unos conocimientos ilimitados, necesitan que todos los que están a su alrededor los adulen porque no soportan las críticas, son incapaces de cambiar de dirección porque eso significaría admitir que han cometido errores.

La historiadora británica, Bárbara Tuchman definía la insensatez de la clase política como una perversa persistencia en una política demostrablemente inviable y contraproducente. Desde luego es estúpido  evaluar cualquier propuesta o situación desde ideas preconcebidas e ignorar y rechazar cualquier  medida solo por el hecho de que procede del contrario. En estos casos se pone de manifiesto el rechazo a sacar provecho y aprender de la experiencia y, desde mi punto de vista, no hay nada más torpe ni más narcisista.

Dentro de poco, en la Galería de Retratos de los Presidentes del Congreso, situada en la primera planta del palacio de la Carrera de San Jerónimo, se colgarán los cuadros de los dos últimos presidentes, José Bono y Manuel Marín. Una pintura y una fotografía que costarán al erario público más de cien mil euros. La decisión ha sido tomada por el Pleno del Congreso de los Diputados unos días antes de la convocatoria de la huelga general, en medio de un incesante goteo de recortes y ajustes económicos, subidas de impuestos, aumento del desempleo… No voy a cuestionar si el trabajo del pintor hiperrealista, Bernardo Torrens, ni el de la fotógrafa, Cristina García Rodero, tiene o no ese precio, pero desde luego, si manifiesto mi rechazo e indignación a este gesto inoportuno, insolidario, derrochador y por supuesto narcisista. Mientras a nosotros, a los ciudadanos, se nos reclama austeridad, ellos, los políticos,  actúan bajo el síndrome de hybris. Tal vez a las obras que se exhiben en esa galería les pase como a la flor: son engañosamente bellas pero estériles, fugaces y malolientes como los narcisos.

Ángela Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s