Felicidades

Cuando llegan las navidades llegan tambièn los excesos. Las mesas del comedor decoradas con flores y madroños se cubren de platos jugosos y exquisitos, velas y botellas de cava que seràn testigos de los encuentros y de los deseos màs ìntimos Las casas se llenan y recuperan el sabor familiar, el caluroso entrar y salir de las cocinas, de los olores artesanos de los platos de la abuela y el entusiamo de los encuentros y de los regalos. Todo se torna familiar, ìntimo. Regresan los nietos con sus notas màs o menos entusiasmados, los hijos con su devenires e incertidumbres acompasados a los dìficiles tiempos que vivimos, los mayores con las dificultades econòmicas derivadas de sus austeras pensiones, pero todos intentan tornar en sonrisa sus preocupaciones. Tiene algo de engaño la Nochebuena, pero tiene la sinceridad de estar con los que nos quieren y si por algùn motivo eso no es posible el Oratorio de Bach  harà el resto. Felicidades.

Àngela Gutièrrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s