Oxímoron

El oxímoron es una figura literaria que consiste en combinar en una misma sentencia, en una misma estructura sintáctica dos términos que son contrarios entre sí, dos expresiones o palabras de significado opuesto y que generan un nuevo concepto, un nuevo sentido.

La palabra procede del griego (oxys cuyo significado es “agudo, punzante, ácido” y moros que significa “tonto, estúpido”) pero el término surge en el siglo XVIII. Muchos y deliciosos son los ejemplos que nos brinda la literatura universal de este recurso lingüístico inteligente y atractivo: la “soledad sonora” de San Juan de la Cruz, el “fuego helado” de Quevedo, los ”placeres espantosos y dulzuras horrendas” de Baudelaire o la “luz oscura” de la que hablaron los gnósticos.

Con frecuencia, la finalidad del oxímoron trasciende lo puramente estético y oculta tras de sí un sarcasmo sagaz y agudo bajo la apariencia de lo absurdo.

Puede decirse que el oxímoron encuentra su contrario en el pleonasmo que consiste en añadir en una oración uno o varios términos innecesarios para conseguir el sentido completo. Algo así como “lo vi con mis propios ojos”.

El estudio de estos recursos de la lengua queda casi exclusivamente limitado a los estudiantes de Literatura que a menudo deben identificarlos en los textos, casi siempre literarios. Sin embargo, observando los discursos públicos a los que nos tienen acostumbrados últimamente los políticos, economistas, tertulianos y periodistas, sería bueno un cursillo popular que ayude al común de los mortales a identificar los oxímoron y pleonasmos con los que nos agasajan día sí y otro también y destapar la verdad que se esconde detrás de sus palabras.

Solo hace falta escuchar un rato los informativos o echar un vistazo a los periódicos para elaborar una larga lista de ellos, en ocasiones mucho más ingeniosos y soberbios que los que se rastrean entre los textos de Borges, de Dickens o de los grandes místicos de la literatura pero con un resultado mucho más burdo y deshonesto.

Me he permitido añadir aquí algunos ejemplos tomados de la prensa y de los informativos de ayer mismo, pero la lista sería tan larga como el descaro que algunos de ellos ocultan. Lean, admiren y añadan si les apetece, todos los que les indignen cada día: “banca cívica”, “nacionalistas de izquierdas”, “realidad virtual”, “funcionario público”, “crecimiento negativo”, “banca ética”, “capitalismo democrático”, “ofensiva diplomática”, “contrato laboral temporal indefinido”, “regla flexible”, “paz armada”, “moderado optimismo”, “político veraz”, “fuerza de paz”…

Ángela Gutiérrez

Anuncios

Un pensamiento en “Oxímoron

  1. Estoy de acuerdo, es la realidad la que se une a la ficción, no se puede ser más contradictorio en los planteamientos que los actuales. Sigue deleitándonos con tus relatos, me encanta leerte. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s