EL GRITO DEL SENTIDO COMÚN


 Ayer me di una vuelta por las Setas. Lo siento, pero no puedo controlar mi curiosidad; no he aprendido, ni he puesto interés en hacerlo, a reprimir ese ímpetu que me lleva a estar siempre pegada a la actualidad. Es un estado constante de búsqueda que me ayuda a comprender un poco mejor este mundo y a la par a comprenderme a mi misma.
Me encontré con mucha gente (en esta ciudad es difícil hallar movilizaciones tan numerosas cuyo pretexto no sea un partido de fútbol o una procesión). Había muchos jóvenes pero también había otros que no lo son tanto. Saludé a algunos conocidos; profesores, compañeros de trabajo de años atrás, amigos y antiguos alumnos que hoy engrosan las listas del paro, los cursos de doctorado y las escuelas de idiomas. Charlé con todos ellos y con muchos otros que no conocía de nada.
Cuando regresé a casa me sentía confortada, espectante. Ese paseo me había provocado un subidón, la sensación de que probablemente ya nada sea del todo igual aunque solo sea porque, por primera vez, tengo la certeza de que mucha gente recorre el camino sin dejar que nadie se lo marque.
Si uno lee con detenimiento el manifiesto y las propuestas del movimiento Democracia real Ya, tiene la impresión de que cualquiera, de que todo el mundo lo suscribiría inmediatamente. Son peticiones y propuestas de sentido común y creo que esa es una de las claves del éxito. Han puesto de manifiesto que los partidos políticos, los poderes económicos y mediáticos han perdido el sentido común.
Llevamos meses, ¡años!, contemplando cómo nuestros representantes desarrollan políticas que no consiguen más que conducirnos a una situación cada vez más precaria: recortes salariales humillantes, descapitalización de servicios públicos esenciales, privatizaciones, políticas de seguridad racistas y xenófobas, mercantilización de las relaciones sociales…
Llevamos meses, ¡años!, asistiendo a un espectáculo de mentiras que quedan impunes, de programas electorales que son papel mojado, de connivencia con las grandes empresas que chantajean, de hermanamientos con los abusos de la banca, de encubrimientos mutuos ante los sobornos, los favores, la malversación, el enriquecimiento ilícito, la corrupción.
En definitiva, esto parece un corral de comedias cuya función representa el ataque directo a principios democráticos que creíamos intocables.
Mientras esto ocurre entre nuestros representantes, en las instituciones públicas, la gente se muestra visiblemente harta, cansada.
Los movimientos ciudadanos que en estos días acontecen por toda la geografía española y que prometen extenderse como la pólvora a otros países europeos, lo han puesto de manifiesto, pero no de cualquier manera. Salen en defensa de esos principios democráticos porque ellos son soberanos y los demás están donde están para representarnos, para servir a las personas y no a la banca, al mercado, al beneficio propio.
Han irrumpido en plena campaña electoral desbordando y descolocando a los políticos, entre otras cosas, porque en sus pancartas y declaraciones hay más propuestas políticas y sociales que en los programas de los partidos políticos.
Han conseguido marcar la agenda de los medios de comunicación compitiendo con las caravanas electorales, con la detención del director del presidente del Fondo Monetario Internacional o el descalabro de Berlusconi.
Gritan pacíficamente por todas las plazas del país y dan miedo, por eso hay quienes los han convertido en un problema de orden público y tejen artimañas para enviarlos a sus casas, para acallar sus voces. Y, como leí ayer en la prensa, “que si los ciudadanos les damos miedo, ni pueden protegernos ni merecen representarnos; que si ni saben, ni quieren, ni pueden, que renuncien”.
Gritan sin miedo porque lo que está en juego es la honestidad, la dignidad y el sentido común de una sociedad que defiende con uñas y dientes el Estado de Derecho y el derecho a soñar con un mundo mejor.
Puede que tengan razón los que dicen que la democracia está en peligro, por eso los ciudadanos hemos salido a defenderla.
Ángela Gutiérrez
Mayo de 2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s