HUÉRFANA


 Durante dos o tres días me ha acompañado siempre. Ha viajado conmigo en mi mochila, en el autobús. Ha esperado en la puerta del colegio y del conservatorio. Hemos saboreado aromas de café y cigarrillos. He descansado a su lado en el sofá y me ha acomodado la almohada. He contemplado junto a él la luz de los atardeceres y la penumbra de las madrugadas. Ha envejecido a mi lado. Sus hojas se han vuelto amarillentas y, poco a poco se ha ido contagiando de mis olores. A  veces me ha traído arena de la playa como recuerdo. Se ha amoldado a mi tacto y ha perdido la virginidad entre mis dedos que lo han palpado, lo han acariciado. Ha ocupado mis pensamientos; me ha provocado ensoñaciones, interrogantes, deseos. Me ha traído respuestas, aventuras, saberes. Me ha llevado a la dicha y al desencanto, al orgullo y a la vergüenza. En ocasiones me ha hecho admirar al ser humano y detestarlo. Hemos disfrutado de la música y del desagradable ruido de fondo de un partido de fútbol televisado.
Pero ahora llega el final. Siento una soledad abrumadora. Lo cierro en absoluto silencio, un silencio solemne. Vuelvo a palparlo, a toquetearlo hasta que decido dejarlo, separarlo de mi. Durante unos días permanece cerca, merodeándome y yo me resisto a destetarme por completo. Por fin, decido colocarlo en la estantería, junto a otros que me dejaron abandonada, huérfana antes que él. Siempre me ocurre cuando termino la lectura de un buen libro, pero siempre aparece otro que me encuentra.
Ángela Gutiérrez
Abril 2011
Anuncios

Un pensamiento en “HUÉRFANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s