MIÉRCOLES DE PRIMAVERA


 Silencio y solemnidad. Bancos de maderas nobles, suelos extensos de mármol y retablos dorados. Representaciones divinas, hieráticas y barrocas, terroríficas y maternales. Penumbra. Olor a cera y a flores. Frío, humedad. Bóvedas y arcos, pilas bautismales. Pisadas que poco a poco ocupan los asientos hasta llenar el templo. Último toque de campanas. Una larga fila de niños, vestidos de domingo, con cara de culpabilidad y arrepentimiento inconsciente esperaba el momento. “Polvo eres y en polvo te convertirás” repetía una y otra vez la voz litúrgica y amaestrada del cura de pueblo, mientras trazaba con sus dedos blancos una cruz de ceniza sobre los flequillos y las frentes. Pistoletazo de salida de la primavera católica: ayuno, sacrificio, pasión, muerte, pecado, arrepentimiento. Ritual anual de miércoles de ceniza.
No sé si aún hoy se sigue formando la cola; no sé si aún hoy se siguen empolvando las frentes; no sé si se siguen repitiendo hoy las mismas  crudas palabras. Hace tiempo que descubrí la primavera pagana: tardes largas y soleadas, olor a azahar, cervecitas, estrellas cercanas y lunas gigantescas, tertulias. Hace tiempo que dejé de sentirme polvo. Hace mucho tiempo que me negué a ser polvo.
Prefiero un miércoles de primavera y trazar sobre mi frente los versos de Jorge Manrique: “Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir”.
Ángela Gutiérrez
Marzo 2011
Anuncios

2 pensamientos en “MIÉRCOLES DE PRIMAVERA

  1. Lo de poder vestirse de Domingo un Miércoles era un punto. Algunas veces los niños y las niñas podían desconectar de la voz solemne y centrarse en sus zapatos nuevos, el estampado de sus faldas o en sus piernas con tacto de medias para niña. Difícilmente se puede, a esa edad, llegar a considerar como algo importante que esas cosas tan lindas se convertirían en polvo. Claro que esa edad va pasando y la fuerza de la costumbre te lleva a donde pensabas que no llegarías nunca. Me encanta que tú siempre te resististe a abandonar la certeza que a esa edad temprana todos teníamos: es mucho más importante la alegria de la primaveraque la ceniza que vendrá. No dejes de escribir hermana. Te quiero.

  2. Me ha gustado mucho que citaras a Manrique, que me recuerda a mi época de instituto, y que me parece tan solemne…. Y me quedo también con la "voz amaestrada". Otra genialidad tuya, guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s